jueves, 13 de diciembre de 2007

El mundo VIP

El otro día, uno de los jefes del Banco, hablaba del poder de la comunicación. Y tenía toda la razón. No pasaron ni siete días desde el artículo del estadio da Luz del Benfica para que llegasen las ofertas sportinguistas para hacer una visita al José Alavalde XXI y ver otro partido de futbol.


Y es que ayer, Sporting y Dinamo de Kiev jugaban su último partido en la Champions esta temporada. No se jugaban nada, así que pasaremos de hablar de futbol y nos dedicaremos a lo que rodeó al evento.

Y es que hay una cosa que yo ya he aprendido, independientemente de la camiseta, yo quiero ser del equipo de los VIP. A mi me da igual que vayan de rojo o de verde a rayas horizontales; me da lo mismo que sea para ver el futbol que para ver el tenis; yo, lo que quiero ser de mayor es VIP. Y es que no es lo mismo dejar el coche a tomar por culo del estadio e ir a pie, que aparcar en la planta menos uno y coger el ascensor hasta la grada. No es lo mismo comerse una bifana (muy buena, eso si) que meterse antes del partido unos tagliatelles con frutos secos, una carne estofada al vino, piña natural y kiwi, todo bien regado con cerveza o vino. Oye, y lo de las pipas está bien, pero si puedes repetir más de lo mismo en el descanso... pues que quieres que te diga.

Así que claro, allá que estaban mis compañeros de la foto (sportinguistas ellos como se les puede ver) tan felices en el estadio. Y eso que en el momento de la foto no había empezado el partido... Bueno, voy a ser sincero, llegamos tarde. 15 minutos en la primera parte. Es que la piña estaba muy buena. Y 10 en la segunda. Joé, que menos que un par de cañitas en el descanso. Luego claro, el partido se te pasa a toda leche. ¡Has perdido 25 minutos de 90 en el bar!!!! Vamos, esto de ser VIP mola tanto, que el colega de perilla de la foto, Joaquim Marufo, benfiquista confeso estaba allí, poniéndose como el kiko y ganándose los cariños de la afición sportinguista, que casi le casca en la segunda parte. Y eso que todos los que estaban por allí eran muy importantes ellos (como su mismo nombre indica).

Para que no se enfanden "los leones" (Aitor, flipa, aquí "los leones" no juegan en "la catedral". De todas formas será esta la demostración de que, como decían los de Vaya Semanita "¿todos nacemos vascos?") voy a hablar un poquito de su estadio, que tiene, como habéis podido ver, la peculiaridad de haber pintado las sillas de colores para dar una sensación de lleno, aunque en el estadio ya no quede ni el tato. Momento en el que fue sacada la primera foto del reportaje. Y por fuera esta lleno de azulejos de colorines que le han servido para ser cañosamente denominado como "el cuarto de baño del estadio del benfica". Arquitectónicamente es una pasada y merece la pena darse un paseo para ver ambos estadios por fuera. (me he robado esta foto de Jornalismo Porto para ver si podía mostrar lo que digo de los azulejos, aunque no se si alcanza a tanto).


Oye, y poco más que contar. Que a la salida nos fuimos rapidito, aunque el sarao sigue allí como una hora y media más (más papeo, copas y música en directo) y que de la top model que esperaba el ascensor no tenemos fotos (joé que torpes estamos para ciertas cosas). En fin, que resumiendo, después de visitar ambos estadios, y ver a ambos equipos, yo me quedo... me quedo...

... me quedo aquí, por hoy, pero este fin de semana os escribo. Y os presento a mi Departamento en pleno, que tuvimos una actividad...

Un abrazo desde Lisboa.

6 comentarios:

Marzial Roa dijo...

Berto, "El Hombre Camaleón". Después de pasar cuatro días contigo en Lisboa no vimos, ni tuvimos, una sola referencia al fúbol, pero ahora va y resulta que llevas una doble vida de fubolero que la flipas, ¡y encima rollo VIP! Está claro, eres un crack.
Que el Sol os ilumine en vuestro caminar.
Marzial.
PD: Lo cierto es que esos estadio acojonan, tron. Y es curioso lo de los asientos de colores, hasta que no lo he leido pensaba que estaba hasta la bandera de gente.

Anónimo dijo...

Alber, como sigas hablando de futbol te vas a quedar sin afición femenina, y somos el 50% aprox. de la humanidad, así que...
Un abrazo
Carmen Rosa

Alber dijo...

Tocayo, aunque lo mío no es el fútbol, sí que coincido contigo en que los estadios portugueses son impresionantes. Vayas a donde vayas -lo ultimo que recuerdo es Leiría, Aveiro y Vila Real- el monumento más importante y visible -emblemático, dirían los pedorros- de la ciudad es el nuevo estadio de fútbol, siempre de arquitectura grandiosa, audaz y colorida. Un amigo mío, portugués, me dijo que el Mundial de fútbol fue el canto del cisne del orgullo lusitano; que desde entonces el país no levanta cabeza.
Aquí cerca puedo contemplar los cuatro monstruos a medio acabar que, con la complacencia de todos (fútbol = patente de corso), se están edificando en lo que fue una zona deportiva del Real Madrid, una zona supuestamente "verde". Quedarán pronto como símbolo máximo del desastre inmobiliario que nos devolvió al Subdesarrollo. Cada pueblo tiene lo que merece. Portugal, unos estadios estupendos y un salario mínimo mucho menor aún que Expaña. Pero estoy de acuerdo contigo, es un país entrañable, al que me escapo siempre que puedo.
¿Has visto "Fado", de Saura? Se ha estrenado en Madrid estos días. Un poco desordenada y caprichosa la película, pero de una belleza profunda, y capaz de hacernos soltar unas lagrimitas a los que vivimos la Revolución de los Claveles... ¡Qué tiempos!
Como puedes comprobar, mi especialidad es el pesimismo y la melancolía. Será por eso que me siento un poco portugués...
Un poco de envidia por tus incursiones en el terreno VIP, pero mi sincero deseo de que os vaya todo bien, a Sonia y a ti.
Alber

Alberto Almoguera dijo...

Hola a todos.
Carmen Rosa - Prometo que es el último (por ahora de futbol).
Marzial - En el próximo artículo va alguna foto tuya, espero que no te importe (no tranqui, que no sales tu, que la foto la has hecho tu).
Alberto - Se nota que conoces el país y de lo que hablo. No he visto "fado" aunque la estrenaron por aquí antes que en Madrid.
A los que leen los comentarios y no se animan a escribir... Exprésense.

Anónimo dijo...

Anecdótico lo del fútbol, pero idiosincrasia del país.
El comentario del otro Alberto demuestra un conocimiento profundo de la realidad que se vive, aunque como dice también bajo un prisma pesimista.
Sigo teniendo cada vez más ganas de visitaros y palpar en vivo y en directo todo lo bueno que hayais podido conocer.
Como te vas de vacaciones no vas a poder ponernos al día de la forma de celebrar estas fiestas en Portugal. Sería bueno que nos dieras una visión de conjunto, si es que te metes en ellas; de lo contrario, pasa página y nos situamos en el 8 de enero de 2008-
ZORIONAK

Anónimo dijo...

Alberto: Lo que te dijimos, para ir al campo, ver fútbol y que te inviten, eres de todos los equipos de Portugal. Pero no vale ir a la zona VIP, pues ya me gustaría ir a esa zona del club que soy socio. Ya ves que hacemos tarde el comentario, pero estabamos de "vacaciones", por cierto pasadas por agua.
Suponemos que ya casado, tendrás que organizar las fiestas entre Salamanca y Pamplona, pero bueno que lo paseis bien y cuidado con los kilos.
Tomás y Mª Carmen.