jueves, 10 de abril de 2008

Una Lisboa moderna

Ya van cayendo los días y los meses y me he dado cuenta viendo las fotos que poco o nada os he mostrado de Lisboa como ciudad moderna. Y es que Sonia las primeras veces que vino por aquí se hacía esa pregunta. ¿Dónde están los edificios modernos? ¿Existe algo más que casas de colores, cafés y castillos? Y la verdad es que si, existe y merece la pena acercarse para verlo.


Allá por el año 98 se celebró en Lisboa la última Exposición Universal del S.XX (el de arriba es uno de sus símbolos) y de aquel evento queda una de las zonas más modernas de la Ciudad. Aprovechado alguno de sus pabellones para crear el Oceanario, un paseo por la orilla del Tajo nos permite ver el Puente Vasco de Gama, el Pavilhao Atlántico, el Centro Comercial de mismo nombre que el puente o la Estación de Oriente creada por el Español Calatrava (cuya fotografia está al pie de estas palabras)

Personalmente, me gusta pasear por aquí, viendo como el avance de la humanidad transforma las ciudades y como cualquiera de esos edificios pasará a convertirse en símbolo futuro de Lisboa, como la Torre Eiffel lo puede ser ahora de Paris. Por ejemplo este edificio que, asemejando a las velas de un barco, flanquea junto a su gemelo el ya mencionado centro comercial.

Esta zona se ha convertido en centro de negócios y hogar para muchos lisboetas. Conectada al centro de la ciudad con la línea roja del metro, llegar hasta aquí permite hacer otra de las excursiones más "diferentes" de la ciudad. "O roteiro do metro" o paseo por muchas estaciones de metro, que cuidadas en su diseño han generado un verdadero museo bajo tierra. Quizás ese, sea mi próximo tema.

Como veis este es un post cortito, sin fotos de comida, pero plagado de grandes edificios y construcciones. La verdad es que hoy tenía ganas de escribir un poquito. El final de esta aventura parece cada vez mas cercano.

Un abrazo desde las calles de Cristiano Ronaldo y es que Pessoa no llegó a conocer esta zona de Lisboa. Para despedida, un pequeño montaje fotográfico, agua sobre agua, de una cascada situada en esta misma zona de Lisboa.


3 comentarios:

Marzial Roa dijo...

Eres un poeta, está claro. Eres el poeta de la mousse.

Anónimo dijo...

Pues yo a lo práctco, ya tengo ganas de comprobar todas esas cosas bonitas que tiene la ciudad.
Por cierto, creo que este fin de semana está Mikel pasándolo en Lisboa; disfrutadlo y dejadme algo para mi.Mientras tanto lo único que puedo hacer es consolarme con la Semana del pintxo, pero eso es otra cosa de la que deberíamos hablar. Hay unas migas y un pato a la naranja en el Aralar que se van del mundo. Ya te llegara el programa de mano. A tu primo Iñaki le prometí otro "catalogo" de pintxos, por si quiere montar una demostración en Valencia, como ya existe en Valladolid, y por cierto muy buena ( y también la de Salamanca que catamos con ocasión de vuestra boda).
AGUR

Anónimo dijo...

Este Lisboa moderno no conocemos, pero el contraste con lo antiguo, hace las ciudades mas bellas; no hay dudas que Bilbao ha ganado mucho en ese aspecto.
Hablando de pintxos, o como lo llamabamos hace 50 años "banderillas", nos siguen gustando cuando vamos a Pamplona las clásicas: friticos de pimiento, de huevo, etc.. Que buenos los que comimos en Burlada en la comida familiar.
Ya queda menos para el glorioso San Fermin, la la, lalaaaa.
Tomás y Mª. Carmen